domingo, 3 de febrero de 2013

Los crímenes de Monsanto


El mundo según Monsanto es un documental serio, de rigurosa investigación, que revela el negro historial de esta compañía líder en biotecnología, y que en la actualidad pretende sembrar maíz transgénico en nuestro país. 

Es cierto que desde hace años consumimos productos con organismos transgénicos, presentes en muchos de los alimentos importados que consumimos y en cuyas etiquetas no aparecen registrados. Sin embargo, un mayor problema lo tendríamos en caso de que Monsanto siembre su maíz y contamine nuestras variedades, algo que ya ha sucedido en otros países. 

A continuación un resumen de los puntos que en mi criterio sirven de base para oponerse a que tal cosa suceda. Le invito a que vea el documental completo y se forme una idea del por qué es importante no permitir la entrada en nuestro país del maíz genéticamente modificado. 

¿Qué es Monsanto?

Monsanto es una compañía líder mundialmente en el campo de la Biotecnología. Fue fundada en 1901 y es una de las mayores empresas químicas del siglo XX. La gran mayoría de organismos transgénicos existentes son de su propiedad.  

Cuáles son algunos de sus productos:

El Agente Naranja, Aspartame, hormonas del crecimiento Bovino, y  el Roundup: Herbicida y producto estrella de la compañía.


El Agente Naranja.

245T, componente principal del agente naranja (defoliante empleado por los EE.UU. en la guerra de Vietnam).

Monsanto falsificó los resultados de estudios científicos para evitar que se conociera el efecto cancerígeno de la Dioxina, un subproducto del 245T.

400 kilos de Dioxina pura fueron arrojados sobre los vietnamitas. 3 millones de personas fueron contaminadas, entre ellos miles de soldados americanos.

40 años después de la guerra la Dioxina continuaba causando víctimas, provocando cáncer y graves alteraciones genéticas.

El Roundup

Roundup fue lanzado en 1974 como producto “Biodegradable”. Sin embargo, la compañía ha sido condenada en dos ocasiones por publicidad engañosa. La primera en 1996 en Nueva York y la segunda en Francia en el 2007.

Los jueces consideraron que las aseveraciones de “biodegradable”, “deja el suelo limpio” y “respeta el medio ambiente” eran mensajes publicitarios engañosos.

Además, El Roundup es un producto tóxico que provoca alteraciones en la división celular y según algunos estudios induce al cáncer en sus primeras etapas. Se protegió la toxicidad del Roundup para no entorpecer el desarrollo de los transgénicos.

La soya Roundup ready fue el primer cultivo transgénico autorizado en los EE.UU. en 1996. Esta variedad de soya transgénica representa el 90% de la producción en los EE.UU. y el 70% de los productos vendidos en los supermercados contiene transgénicos.

A diferencia de lo que ocurre en Europa, los consumidores no pueden elegir porque está prohibido etiquetarlos como transgénicos. Esto gracias a la FDA.

El Posilac

La rBGH es una hormona transgénica creada por Monsanto para incrementar la producción de leche en un 20 por ciento. Es comercializada desde 1994 con el nombre de Posilac. La hormona fue prohibida en Canadá y en Europa.

Aroclor en los EE.UU. Pyralene en Francia y Clophen en Alemania también fueron prohibidos a comienzos de los años 80.

Sin regulación

El desarrollo de los bioquímicos en los EE.UU. se dio sin que mediaran suficientes estudios sobre los efectos en la salud. La presión recibida de parte de la industria y del propio gobierno fue admitida por Dan Glickman, ministro de agricultura de Bill Clinton (1995-2000).

Para evitar regulaciones específicas para los transgénicos la FDA (organización estadounidense que vela por la seguridad de los alimentos y las medicinas) decidió no crear una categoría especial para los transgénicos.

En otras palabras, La FDA consideró sin más ni más que una planta genéticamente modificada era igual que una planta convencional. ¿Por qué lo hizo?  Por  una solicitud directa de la Casa Blanca.

Es decir, que en vez de ser esta una decisión científica, terminó siendo política, obviando así la necesidad de realizar estudios y contar con el consenso de la comunidad científica.

Crímenes de Monsanto

Monsanto ocultó por décadas la contaminación del agua en la comunidad de Aniston en los EE.UU. Increíblemente recibieron protección del gobierno y a pesar de que la compañía fue condenada ningún directivo de Monsanto ha sido juzgado por semejante atrocidad.

El algodón BT de Monsanto, cuya introducción en la India se dio en el 2005, está llevando a los agricultores a depender de una semilla cuatro veces más cara que la convencional. Si la cosecha es mala, los agricultores se van a la quiebra. Entre junio de 2005 y junio de 2006 hubo 600 suicidios por esa causa.

Las semillas del suicidio es el nombre de un libro escrito por Vandana Shiva.