martes, 21 de febrero de 2012

Cuando el humo se va...


Fotografía del documental La Pandemia del Tabaco

El camino fue largo y tortuoso, pero al fin se logró: con 46 votos a favor y cuatro en contra los diputados aprobaron en primer debate la Ley General de Control del Tabaco y sus Efectos Nocivos en la Salud.

La ley busca reducir el consumo de productos elaborados con tabaco, la exposición de las personas a los efectos nocivos del humo y el consecuente daño sanitario, social y ambiental que origina. Asimismo intenta prevenir la iniciación en el tabaquismo, especialmente en la población de niños y adolescentes.

En La letra menuda el tema del tabaquismo ha sido tema recurrente y por eso celebramos la aprobación de esta ley que viene a ser un paso importante en la lucha contra una industria que en nuestro país mata a diez personas cada día.

Los primeros beneficiados con la ley somos los No fumadores, pues declara espacios 100% libres de la exposición al humo de tabaco, entre otros, a los Centros comerciales, casinos, clubes nocturnos, discotecas, bares y restaurantes.

Tampoco se podrá fumar en instalaciones deportivas y lugares donde se desarrollen espectáculos y actividades recreativas de cualquier tipo, ni en vehículos o medios de transporte remunerado de personas, ambulancias y teleféricos.

Las cajetillas deberán llevar leyendas de advertencia en un 50% de su superficie
En el caso de los lugares y espacios públicos y privados catalogados como “sitios prohibidos para fumar”, las autoridades responsables deberán colocar avisos sobre la prohibición en un lugar visible.
No más publicidad
La ley contempla que las personas con diagnóstico de adicción al tabaco tengan permiso de sus patronos para asistir a programas oficiales del IAFA, de la Caja Costarricense de Seguro Social o cualquier programa acreditado ante el Ministerio de Salud.
Un punto objetado por la industria tabacalera y que al final fue aprobado, es la normativa de que las cajetillas de cigarrillos lleven en un 50% de sus caras externas mensajes sanitarios y fotografías -definidos por el Ministerio de Salud- en donde se describan los efectos nocivos del tabaco.
La publicidad es otra que recibe un golpe contundente. De ahora en adelante la utilización de los términos “bajo en alquitrán”, “light”, “ultra-light”, “suave”, “extra”, “ultra”, y cualquier otro que de la impresión de ser “menos perjudicial” queda totalmente prohibida.
La publicidad y promoción de cigarrillos es ahora prohibida
Se elimina además la posibilidad de hacer publicidad promoción o patrocinio de productos que contengan tabaco y sus derivados, con excepción de eventos y lugares en donde el acceso está limitado a las personas adultas y no haya sido declarado como un espacio “100 por ciento libre de humo”.
Importante hacer notar que a partir de ahora no será permitido vender cigarrillos sueltos o al menudeo ni cajetillas con una cantidad menor a los veinte cigarrillos.
Una de las disposiciones que más polémica y oposición ha causado es la creación de un impuesto para los cigarrillos de 20 colones por unidad y del cual se beneficiará directamente la Caja Costarricense de Seguro Social (60%) para utilizar el dinero en el el diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades asociadas al tabaquismo y para el fortalecimiento de la Red Oncológica Nacional.
Un 20% por ciento del tributo lo recibirá el Ministerio de Salud, un 10% el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) y el 10 por ciento restante será destinado al Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER).
Los únicos diputados que se opusieron a esta ley, que sin duda beneficiará al grueso de la población, fueron los diputados y diputadas del Movimiento Libertario Adonay Enríquez, Ernesto Chavarría, Marielos Alfaro y Damaris Quintana. A ellos se suma Rita Chaves, del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), quien anunció que llevará el proyecto a consulta de constitucionalidad. Esperemos, sin embargo, que no haya mayores tropiezos (aunque en Tiquicia nunca se sabe) y por fin se le ponga coto a la promoción, venta y consumo de un producto letal como el tabaco.  


Para quienes aún no lo han visto, los invito a ver el documental La Pandemia del Tabaco, producido por La otra noticia. 

No hay comentarios: