jueves, 20 de octubre de 2011

BK destronó a su propio rey


La supercadena de hamburguesas Burger King decidió pensionar a su tenebrosa mascota el rey. 

Siempre me pregunté cómo una compañía multinacional con sobrados recursos económicos mantenía con vigencia un muñeco tan horroroso.
Según los expertos en publicidad, el cambio se debe a que los comerciales de BK, aunque creativos y técnicamente bien logrados, no se estaban traduciendo en lo que la compañía necesita: incrementar sus ventas.
Por eso, han decidido enfocar sus nuevos anuncios en la calidad de sus productos, mostrando de cerca sus “frescos y saludables” ingredientes y resaltando su calidad, que según los especialistas, es la nueva tendencia en este tipo de restaurantes.   
Ron Paul, presidente de la firma consultora Technomic, dijo, en un artículo publicado en agosto pasado por  el periódico USA Today, que las viejas campañas de Burger King, en donde el Rey sorprendía a los consumidores en distintos lugares, incluyendo su cama, no ofrecía un mensaje consistente sobre las fortalezas de la marca y eso en parte explicaba la caída tanto de su popularidad, como en ventas, ante McDonald´s, su principal competidor, y otras cadenas como Subway y KFC.
En Costa Rica, BK, que yo sepa, no ha chistado sobre la decapitación del rey, así que habrá que poner cuidado para determinar cuál es el giro que le darán a la publicidad y al negocio por estos lares. 


Por suerte, eso sí, nunca veremos en Tiquicia un anuncio tan tenebroso como el de abajo. Les juro que si yo me despertara con semejante cosa a la par, en vez de desayuno, de seguro me da un infarto. 

domingo, 9 de octubre de 2011

Secretos de la publicidad infantil (que todo consumidor debe saber)



Unos 3,000 impactos publicitarios por día reciben los niños.
El artículo de portada de la revista Advertising Age (la biblia de los publicistas) en su versión en español para América Central y El Caribe, se titula: Ahora, ellos deciden su compra, acompañado del subtítulo Marketing infantil. En la fotografía se puede ver a un niño muy feliz con un carrito de supermercado repleto de productos. 

El artículo enfatiza la necesidad de que las empresas se enfoquen en estudiar el comportamiento de los niños y niñas para diseñar estrategias que aprovechen su influencia en las decisiones de compra de los adultos. 

La carencia de una información recopilada de manera sistemática, opina Alain Ronzenfeld, presidente ejecutivo de IPSOS, compañía global de investigación de mercados, hace que las empresas pierdan oportunidades para lograr posicionar sus marcas. ¿Y qué hay que hacer para enmendar esa falta? Ronzenfeld recomienda estudios que cuenten con el apoyo de investigadores especializados como psicólogos, sociólogos y etnólogos capacitados para "descodificar e interpretarlas principales funciones cognitivas tan particulares en este público: memoria, concentración, lenguaje (...) así como sus procesos emocionales y de percepción".

Pequeños consumidores de moda
Ahora bien, si algunas empresas no han entendido esto, otras, como las grandes cadenas de comidas rápidas son verdaderas maestras en utilizar este conocimiento para convertir a los niños y niñas en verdaderos agentes de ventas de sus productos. 


Tania Torres, jefa de marca de Burger King en Honduras, asegura que la influencia de los padres en las decisiones de consumo de sus hijos se pierde para cuando estos cumplan los 5 años de edad. 

En esa misma línea, Yolanda Fernández, directora de mercadeo de McDonald´s Mesoamérica, cita estudios para la publicación mencionada, en donde se demuestra que las decisión de visitar un restaurante es tomada en un 38 por ciento por los niños (as) por encima del 27% de los adultos. 

Pero, ¿cómo ven algunos publicistas a la niñez de hoy? Javier Yglesias, director de la agencia de publicidad Interprom -según cita el artículo de referencia- afirma: "Los niños de hoy están volando. Quieren tenerlo todo y controlarlo todo. Muchos parecen ahora ¨chips¨ incorporados para el control de varias cosas al mismo tiempo. Se aburren rápido y por eso la comunicación dirigida a ellos debe ser entretenida, sorprendente y de corta duración". 

María Isabel de Letona, directora general de Promogroup, una agencia especializada en publicidad y marketing infantil asegura que los niños comienzan a tomar decisiones de consumo desde los 3 años de edad y es desde ese momento cuando comienzan a influenciar a sus padres en la toma de decisiones. 

Portada de Adge
Para "ayudar" a los niños (as) a establecer preferencias de marca está la publicidad. Se calcula que ellos están expuestos a unos 3.000 impactos publicitarios todos los días. Letona suma a esto una mayor disposición de los padres actuales para complacer y aceptar las decisiones de compra de sus hijos. 



En este punto, Javier Yglesias también coincide. "No es un secreto que en los últimos años los padres se han vuelto más permisivos en relación con los deseos de sus niños. Los niños de hoy saben que pueden pedir a sus padres todo, absolutamente todo. Nadie sabe cómo lo adivinaron, pero lo que ellos saben es que, por alguna razón, a toda costa, sus padres están dispuestos a complacerlos". 



Si a esta visión promisoria para la industria de la publicidad y desoladora para la niñez y los padres de familia agregamos la del psicólogo guatemalteco Guido Aguilar, citado en el artículo de AdAge, en el sentido de lo que los niños y niñas de hoy no son originales y lo que más les interesa es "participar de lo que esté de moda, hacer lo que hacen los demás y tener lo que los demás tienen", hay razones de sobra para inquietarse. 



El video que verán a continuación es un complemento excelente para este artículo, y con el cual La letra menuda desea contribuir a que los consumidores, y en especial los padres de familia, tengan en cuenta los esfuerzos de la industria publicitaria por estudiar, descodifica y entender mejor el comportamiento y las motivaciones de nuestros niños y niñas. Todo esto para beneficio de las empresas y no necesariamente para el bienestar de sus pequeños e inocentes objetos de estudio. 


lunes, 3 de octubre de 2011

Juguemos a contar papitas Lay´s

A pesar de que el contenido de ciertos productos contrasta dramáticamente con lo que ofrece la publicidad, muchos consumidores terminan por obviar las diferencias y se resignan a pagar mucho por muy poco. Este video muestra una experiencia cotidiana en donde el fino arte de vender ilusiones exhibe su gran poder. ¡A contar papitas se ha dicho!