sábado, 5 de noviembre de 2011

El pueblo que venció a McDonald´s

Mientras las cadenas trasnacionales de comidas rápidas se extienden con rapidez por todo el mundo, incluida nuestra querida Costa Rica, en Bolivia varios pueblitos demostraron que las raíces culturales pueden ser más fuertes que la salsa de tomate y las papitas fritas con grasas trans. 

No obstante los esfuerzos de la cadena de los arcos dorados por mantener abiertos sus locales y conquistar el gusto de los "rebeldes", llegando hasta modificar su menú y ambiente (incluyó salsas locales y música folclórica), al final, no les quedó más remedio que bajar con grua la enorme M que la representa y enviar a Ronald McDonald de vuelta a casa y con el rabo entre las piernas.

El insólito caso ocurrió en el 2002, en ocho sucursales ubicadas en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, en donde la cadena había operado durante cinco años. Un documental,  ¿Por qué quebró McDonald´s en Bolivia?, nos cuenta la historia y las razones que llevaron al fracaso al gigante de las hamburguesas en tierras bolivianas.

"La cultura le ganó a una transnacional, al mundo globalizado", afirmó Fernando Martínez, director del documental, en una entrevista para BBC Mundo, según reportan gran cantidad de diversos medios digitales que se han encargado de reproducir la noticia, en cuenta Yahoo noticias.  
Para Martínez, además del precio, influyó la cultura de los pobladores y el fuerte arraigo por sus costumbres y gustos culinarios basados en una relación cercana a la tierra y los productos autóctonos, los cuales poseen intensos sabores que conllevan muchas horas de preparación.  
La visita a mercados tradicionales y entrevistas a chefs de la comida nueva boliviana, así como  historiadores, nutricionistas y sociólogos son parte de la oferta de este importante documento que sirve como lección sobre lo que significa el fortalecimiento de la identidad nacional de los pueblos ante los embates avasalladores de las fuerzas globalizadoras.

"Yo había crecido haciendo varios viajes al exterior y la verdad que miraba con envidia que otros países tenían Mc Donald´s y nosotros no", declara en el documental Roberto Udler, quien fuera el dueño de la franquicia de McDonald´s en Bolivia.

Lo que el señor Udler no tomó en cuenta, fue el poder de las empanadas salteñas, del pan con queso, el fricasé, el majadito, el silpancho y demás platillos típicos bolivianos, cuyo sabor y precio noquearon al Bic Mac y al Cuarto de Libra.

El pueblo boliviano despidió a McDonald´s con esta canción: "A mi paladar no se le impone ni cómo ni cuándo. Aquí no rinde tu hamburguesa".

Ojalá en Tiquicia pudiéramos decir lo mismo. 

2 comentarios:

Rocío Quilis dijo...

Ronald, este caso latinoamericano expone nuestras y nuestras riquezas naturales y mestizaje expresadas en platillos y bocadillos de altísimo valor nutricional y cultural. Que lección de cultura! ...tambien me parece interesante Bembos en Perú, quienes hacen hamburguesas con papas a la huancaína...y las transnacionales con todo su poderío no han podido superarlos.

Ronald Díaz V. dijo...

Sí Rocío, sin duda este caso excepcional encierra una gran enseñanza. Ojalá algún día podamos ver el documental completo, aunque de seguro no será por cines ni por la televisión.