sábado, 3 de diciembre de 2011

Feliz Navi-Cola 2011

 La municipalidad de San José inauguró ayer domingo, y por séptimo año consecutivo, el árbol de Navidad de la ciudad capital que -coincidentemente- es también el árbol de la Coca-Cola. 

La actividad conjunta del ayuntamiento con la trasnacional de la bebida gaseosa más popular del planeta, no deja de llama la atención. Está muy claro lo que gana la empresa, más no así lo gana el municipio. 

Para la Coca-Cola este es un evento que le trae grandes beneficios a la marca. Esta compañía es líder en el estudio e implementación de mensajes publicitarios y actividades de mercadeo que logren en sus consumidores, presentes y futuros, un efecto perdurable en el tiempo. 

Las imágenes que quedarán registradas en la memoria de los niños y niñas que asistieron a la actividad de iluminación del árbol de Navidad Coca-Cola se trasformarán en una asociación casi inmediata de la marca con sentimientos y recuerdos placenteros. 

El hecho de que papá y mamá hayan estado ahí compartiendo un momento especial, fortalecerá el vínculo emocional de Coca-Cola con los niños y adolescentes e influirá en sus decisiones de compra. 

La idea es fomentar la lealtad de marca desde edades muy tempranas (de la cuna a la tumba) y lograr que el patrón se reactive cuando ellos lleguen a la edad adulta, repitiendo el ciclo con hijos y nietos de forma sucesiva.  

Este tipo de estrategia fue implementado por las compañías tabacaleras. En memorandums internos, que después llegaron a ser públicos, se hablaba de la importancia de imprimir ciertos pensamientos y deseos en los menores para que posteriormente se activaran en la vida adulta. De ahí los famosos chocolates en forma de cigarrillo. 

Arbol de la Ciudad de San José
Pero volvamos a la Coca-Cola. La fábrica de la felicidad, la adopción de Santa Claus, y el patrocinio de eventos masivos y el ligamen de la marca con macro eventos y actividades emotivas y asociadas con estilos de vida saludables, tiene un claro propósito comercial.  

¿Cuál es entonces el interés de la Municipalidad de San José de dejarle a la Coca-Cola la mesa servida, al punto de cederle la imagen del árbol de Navidad que representa la ciudad de todas y todos los habitantes de la capital?  

¿Por qué no toma la iniciativa la Municipalidad josefina y convoca a los artistas locales para que estos diseñen un bonito árbol, con identidad propia, que incluso sirva de monumento turístico para los extranjeros que nos visitan durante esta época? 

Con eses objetivo es que en Facebook hemos creado la comunidad El árbol de Navidad Coca-Cola no nos representa

Si usted comparte nuestra posición sobre este tema, lo invito a que nos visite en Facebook y fortalezcamos esta iniciativa. A lo mejor y algún día logramos dignifique nuestra cultura y persuadir a la Municipalidad de San José para que no la venda tan barata a los intereses comerciales de una trasnacional, cuyo producto principal, valga recordar, está muy lejos de ser aconsejable para el consumo de la niñez costarricense. 


Aprovecho para desearles una Feliz Navidad y agradecerles por visitar a La letra menuda. ¡Paz y menos consumo para este 2012!


*Este video de La letra menuda fue publicado el año pasado en relación con este mismo tema. 

domingo, 27 de noviembre de 2011

El White Friday de Walmart: otro fiasco publicitario

Publicidad de Walmart pautada en los periódicos
Con bombos y platillos la compañía Walmart anunció desde el jueves 24 el llamado White Friday (Viernes blanco), una actividad que, según detallaban anuncios de página entera en los principales periódicos y comerciales de televisión, sería un "espectáculo único en Centroamérica". 



Lo de "único" no lo ponemos en tela de duda, aunque por razones muy distintas a las propuestas por el gigante mundial de ventas al detalle. El video de La letra menuda, en donde se captan los detalles del cacareado evento, pone en evidencia dos cosas: en Walmart no conocen el significado de sonrojarse y segundo, desde la perspectiva de la empresa, a los ticos (as) se nos puede dar atolillo con el dedo que con eso basta. 

No vamos a entrar en mayores detalles. Las imágenes, como se sabe, valen más que mil palabras. Véalo, compare lo anunciado con lo ofrecido, y agréguele sus propias conclusiones. 


domingo, 20 de noviembre de 2011

Pizza: ¿un nuevo vegetal?

Las escuelas son un gran negocio para la industria alimentaria 
¿Sabía usted que la pizza podría ser considerada un vegetal? Pues lo es. Al menos para algunos congresistas de los Estados Unidos, quienes en un exceso de complacencia con la industria de la comida chatarra, decidió mantener este tipo de alimento en la categoría de vegetal, evitando así la reducción de su consumo en las escuelas de ese país.
Según explica un artículo publicado en la sección de salud del diario The New York Times, las comidas de las escuelas subsidiadas por el gobierno estadounidense requieren que estas contengan un mínimo de vegetales. Según la reglamentación vigente dos cucharadas de salsa de tomate cumplen con el requerimiento.
La administración del presidente Obama ha intentado reducir la cantidad de pizza, papas fritas y otras comidas poco saludables de las escuelas, pero la industria de la comida, que ha invertido 5.6 millones de dólares en hacer lobby para impedir que tal cosa suceda, ha encontrado suficiente ayuda y respaldo entre los congresistas.
En conjunto han evitado, por ejemplo, que las pretensiones de cambiar las dos cucharadas, a media taza de salsa de tomate sean una realidad. Con esto logran mantener la pizza en la categoría de vegetal. Tampoco prosperaría una propuesta del Departamento de Agricultura para incrementar el consumo de granos integrales y limitar los vegetales almidonados, con lo cual se reduciría también el consumo de papas fritas.
La voz de los conservadores está, como es de esperar, alineada del lado de los industriales, con el consabido discurso de que la gente, -en este caso los niños y las niñas- tienen el derecho de escoger lo que quieren comer. Aunque lo cierto sea que quien en realidad están decidiendo por ellos son las corporaciones.
Dos compañías, ConAgra y Schwan, monopolizan los alimentos qué consumen los niños y niñas en las sodas escolares estadounidenses. En su mayoría se trata de productos altos en grasa, azúcar y sodio, repletos de químicos, sustitutos y sabores artificiales y con muy pocos ingredientes que puedan considerarse saludables.
“Ni siquiera es pizza, mucho menos un vegetal”, afirma Kristin Wartman, escritora de temas relacionados con la alimentación, del periódico digital Huffingtonpost.com. Para la columnista, la idea de que a los niños y niñas no les gusta los vegetales es un invento y una construcción de la industria, reforzada por padres de familia, programas de sodas escolares y oficiales de gobierno.
“La industria de la comida literalmente moldea y cambia los paladares de nuestros niños. El consumo constante de azúcar, sal y productos grasosos ajusta la preferencia al punto de que la comida verdadera (y saludable) sabe desabrida y no es atractiva”, agrega Wartman.
Al respecto, la articulista cita un estudio publicado por la revista Appetite, el cual encontró que la industria de la comida trabaja para “fundamentalmente cambiar el paladar de los niños e incrementar el gusto por las comidas altamente procesadas y menos nutritivas”.
“¿Cuánto tiempo más permitiremos que la gran industria alimentaria y nuestro gobierno propaguen mentiras sobre la comida y comprometan la salud de la niñez del país a cambio de sus ganancias financieras y políticas?”, cuestiona Wartman.
En Costa Rica. La pregunta es exactamente la misma.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Coca-Cola ataca de nuevo


Publicidad de Coca-Cola dirigida a los adolescentes 

Coca-Cola se ha fijado como meta para el 2020 embolsarse unos 200 mil millones de dólares. Para lograrlo ha puesto la mirada en los adolescentes. 

Según los estudios de mercado de la compañía, el hecho de que la población de esas edades se renueve cada seis años los obliga a pensar en cómo crear un vínculo cercano con ellos. 

Entre los cálculos de la Coca-Cola, catalogada como la compañía global número uno como anunciante (gastó 2.9 mil millones en publicidad y mercadeo el año pasado) destaca que para el año 2020, una tercera parte de la población mundial será menor a los 18 años. 

Tan solo en los EEUU 10 millones de adolescentes vivirán y crecerán en los próximos 10 años, y la compañía quiere que ellos, y los adolescentes de todo el planeta, lo hagan tomando Coca-Cola. Por si no lo ha notado, Costa Rica es parte de esta campaña y por eso las vallas y la publicidad de esa bebida gaseosa ha dado un viraje en los últimos meses, con fotografías, música, eslóganes dirigidos hacia este público meta.

La campaña -según los planes de la multinacional- se desarrollará en más de 100 países. Entre ellos, seis mercados que abarcarán la mitad de la población mundial adolescente para el año meta antes mencionado; a saber, China, India, Indonesia, Nigeria, Pakistan y los Estados Unidos.  

Que las gaseosas, y por supuesto la Coca-Cola, sean bebidas poco recomendadas para mantener un régimen alimenticio y un estilo de vida saludable, no ha impedido que la empresa -dueña de la fábrica de la felicidad- sea símbolo de la Navidad y patrocinador de eventos como las Olimpiadas y las Copas Mundiales de futbol. Por su gran influencia y poderío económico, anticipamos que tampoco encontrará ningún tropiezo ni cuestionamiento por su campaña Coca-Cola Music, con la cual pretenden seducir a los adolescentes. 

"Nuestro éxito de crecimiento en la categoría de gaseosas depende hoy de nuestra habilidad de crecer y conectar con los adolescentes, la generación del mañana", dijo Muhtar Kent, presidente de Coca-Cola en una conferencia ante el Grupo Analista del Consumidor de Nueva York, según reportó la revista AdAge Global en marzo pasado. 

Tal es el posicionamiento de marca de la Coca-Cola y su penetración en las distintas sociedades en donde tiene presencia, que es difícil pensar siquiera en alguna acción tendiente a ponerle freno a sus pretensiones de expansión en un mercado que debiera estar protegido ante la avasalladora publicidad que pretende conquistarlos.

Esto sin ninguna advertencia y sin importar el efecto que el consumo excesivo de este tipo de productos pueda ejercer en la salud de un público joven, al que también ponen la mirada las tabacaleras, las bebidas energéticas y los restaurantes de comida rápida. 

Ya sabemos que la economía manda, y aunque en el papel la salud pública está primero que cualquier consideración de índole comercial, en la práctica, como es fácil constatar, las cosas son muy distintas. 


5 razones que hacen indeseable que la publicidad de Coca-Cola se dirija a los (as) adolescentes, y por lo cuál este tipo de bebidas debiera mantenerse fuera de escuelas y colegios, tal y como lo propone una iniciativa del Ministerio de Salud, que esperamos ver algún día prosperar.   

  • Es adictiva. Al contener cafeína la Coca Cola, y otras bebidas gaseosas que también contienen este ingrediente, se convierte en una bebida estimulante asociada con el bienestar. Esto hace que la bebida se vuelva adictiva (de ahí la cacareada felicidad Coca-Cola).
  • No quita la sed. Más bien la provoca. Las bebidas con cafeína son diuréticas. Por lo tanto deshidratan y en vez de quitar la sed, dan ganas de tomar más líquidos. 
  • Contribuye al problema de obesidad. El 99 por ciento de las calorías de una Coca Cola proviene del azúcar. Por eso, si usted intentara equiparar la cantidad de agua que necesita en un día con bebidas gaseosas, terminaría ingiriendo 1036 calorías, o sea la mitad de las calorías que una persona en promedio necesita por día. Consumiría además 276 gramos de azúcar, equivalente a 22 cucharadas de azúcar. 
  • Eleva los niveles de azúcar en al sangre. La cafeína y el azúcar son los ingredientes que hacen a las bebidas gaseosas, como la Coca-Cola, adictivas. Cuando usted las toma los niveles de azúcar en la sangre se elevan, pero decaen rápidamente. Cuando bajan, usted se siente con hambre, sin energía y vuelve el deseo y la ansiedad de consumir algo dulce o de tomarlas otra vez. El ciclo se repite una y otra vez para conveniencia de los fabricantes.  
  • No es saludable. El único ingrediente saludable de una Coca-Cola o gaseosa es el agua. Lamentablemente usted termina eliminándola del cuerpo por el efecto diurético de la cafeína. 

sábado, 5 de noviembre de 2011

El pueblo que venció a McDonald´s

Mientras las cadenas trasnacionales de comidas rápidas se extienden con rapidez por todo el mundo, incluida nuestra querida Costa Rica, en Bolivia varios pueblitos demostraron que las raíces culturales pueden ser más fuertes que la salsa de tomate y las papitas fritas con grasas trans. 

No obstante los esfuerzos de la cadena de los arcos dorados por mantener abiertos sus locales y conquistar el gusto de los "rebeldes", llegando hasta modificar su menú y ambiente (incluyó salsas locales y música folclórica), al final, no les quedó más remedio que bajar con grua la enorme M que la representa y enviar a Ronald McDonald de vuelta a casa y con el rabo entre las piernas.

El insólito caso ocurrió en el 2002, en ocho sucursales ubicadas en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, en donde la cadena había operado durante cinco años. Un documental,  ¿Por qué quebró McDonald´s en Bolivia?, nos cuenta la historia y las razones que llevaron al fracaso al gigante de las hamburguesas en tierras bolivianas.

"La cultura le ganó a una transnacional, al mundo globalizado", afirmó Fernando Martínez, director del documental, en una entrevista para BBC Mundo, según reportan gran cantidad de diversos medios digitales que se han encargado de reproducir la noticia, en cuenta Yahoo noticias.  
Para Martínez, además del precio, influyó la cultura de los pobladores y el fuerte arraigo por sus costumbres y gustos culinarios basados en una relación cercana a la tierra y los productos autóctonos, los cuales poseen intensos sabores que conllevan muchas horas de preparación.  
La visita a mercados tradicionales y entrevistas a chefs de la comida nueva boliviana, así como  historiadores, nutricionistas y sociólogos son parte de la oferta de este importante documento que sirve como lección sobre lo que significa el fortalecimiento de la identidad nacional de los pueblos ante los embates avasalladores de las fuerzas globalizadoras.

"Yo había crecido haciendo varios viajes al exterior y la verdad que miraba con envidia que otros países tenían Mc Donald´s y nosotros no", declara en el documental Roberto Udler, quien fuera el dueño de la franquicia de McDonald´s en Bolivia.

Lo que el señor Udler no tomó en cuenta, fue el poder de las empanadas salteñas, del pan con queso, el fricasé, el majadito, el silpancho y demás platillos típicos bolivianos, cuyo sabor y precio noquearon al Bic Mac y al Cuarto de Libra.

El pueblo boliviano despidió a McDonald´s con esta canción: "A mi paladar no se le impone ni cómo ni cuándo. Aquí no rinde tu hamburguesa".

Ojalá en Tiquicia pudiéramos decir lo mismo. 

jueves, 20 de octubre de 2011

BK destronó a su propio rey


La supercadena de hamburguesas Burger King decidió pensionar a su tenebrosa mascota el rey. 

Siempre me pregunté cómo una compañía multinacional con sobrados recursos económicos mantenía con vigencia un muñeco tan horroroso.
Según los expertos en publicidad, el cambio se debe a que los comerciales de BK, aunque creativos y técnicamente bien logrados, no se estaban traduciendo en lo que la compañía necesita: incrementar sus ventas.
Por eso, han decidido enfocar sus nuevos anuncios en la calidad de sus productos, mostrando de cerca sus “frescos y saludables” ingredientes y resaltando su calidad, que según los especialistas, es la nueva tendencia en este tipo de restaurantes.   
Ron Paul, presidente de la firma consultora Technomic, dijo, en un artículo publicado en agosto pasado por  el periódico USA Today, que las viejas campañas de Burger King, en donde el Rey sorprendía a los consumidores en distintos lugares, incluyendo su cama, no ofrecía un mensaje consistente sobre las fortalezas de la marca y eso en parte explicaba la caída tanto de su popularidad, como en ventas, ante McDonald´s, su principal competidor, y otras cadenas como Subway y KFC.
En Costa Rica, BK, que yo sepa, no ha chistado sobre la decapitación del rey, así que habrá que poner cuidado para determinar cuál es el giro que le darán a la publicidad y al negocio por estos lares. 


Por suerte, eso sí, nunca veremos en Tiquicia un anuncio tan tenebroso como el de abajo. Les juro que si yo me despertara con semejante cosa a la par, en vez de desayuno, de seguro me da un infarto. 

domingo, 9 de octubre de 2011

Secretos de la publicidad infantil (que todo consumidor debe saber)



Unos 3,000 impactos publicitarios por día reciben los niños.
El artículo de portada de la revista Advertising Age (la biblia de los publicistas) en su versión en español para América Central y El Caribe, se titula: Ahora, ellos deciden su compra, acompañado del subtítulo Marketing infantil. En la fotografía se puede ver a un niño muy feliz con un carrito de supermercado repleto de productos. 

El artículo enfatiza la necesidad de que las empresas se enfoquen en estudiar el comportamiento de los niños y niñas para diseñar estrategias que aprovechen su influencia en las decisiones de compra de los adultos. 

La carencia de una información recopilada de manera sistemática, opina Alain Ronzenfeld, presidente ejecutivo de IPSOS, compañía global de investigación de mercados, hace que las empresas pierdan oportunidades para lograr posicionar sus marcas. ¿Y qué hay que hacer para enmendar esa falta? Ronzenfeld recomienda estudios que cuenten con el apoyo de investigadores especializados como psicólogos, sociólogos y etnólogos capacitados para "descodificar e interpretarlas principales funciones cognitivas tan particulares en este público: memoria, concentración, lenguaje (...) así como sus procesos emocionales y de percepción".

Pequeños consumidores de moda
Ahora bien, si algunas empresas no han entendido esto, otras, como las grandes cadenas de comidas rápidas son verdaderas maestras en utilizar este conocimiento para convertir a los niños y niñas en verdaderos agentes de ventas de sus productos. 


Tania Torres, jefa de marca de Burger King en Honduras, asegura que la influencia de los padres en las decisiones de consumo de sus hijos se pierde para cuando estos cumplan los 5 años de edad. 

En esa misma línea, Yolanda Fernández, directora de mercadeo de McDonald´s Mesoamérica, cita estudios para la publicación mencionada, en donde se demuestra que las decisión de visitar un restaurante es tomada en un 38 por ciento por los niños (as) por encima del 27% de los adultos. 

Pero, ¿cómo ven algunos publicistas a la niñez de hoy? Javier Yglesias, director de la agencia de publicidad Interprom -según cita el artículo de referencia- afirma: "Los niños de hoy están volando. Quieren tenerlo todo y controlarlo todo. Muchos parecen ahora ¨chips¨ incorporados para el control de varias cosas al mismo tiempo. Se aburren rápido y por eso la comunicación dirigida a ellos debe ser entretenida, sorprendente y de corta duración". 

María Isabel de Letona, directora general de Promogroup, una agencia especializada en publicidad y marketing infantil asegura que los niños comienzan a tomar decisiones de consumo desde los 3 años de edad y es desde ese momento cuando comienzan a influenciar a sus padres en la toma de decisiones. 

Portada de Adge
Para "ayudar" a los niños (as) a establecer preferencias de marca está la publicidad. Se calcula que ellos están expuestos a unos 3.000 impactos publicitarios todos los días. Letona suma a esto una mayor disposición de los padres actuales para complacer y aceptar las decisiones de compra de sus hijos. 



En este punto, Javier Yglesias también coincide. "No es un secreto que en los últimos años los padres se han vuelto más permisivos en relación con los deseos de sus niños. Los niños de hoy saben que pueden pedir a sus padres todo, absolutamente todo. Nadie sabe cómo lo adivinaron, pero lo que ellos saben es que, por alguna razón, a toda costa, sus padres están dispuestos a complacerlos". 



Si a esta visión promisoria para la industria de la publicidad y desoladora para la niñez y los padres de familia agregamos la del psicólogo guatemalteco Guido Aguilar, citado en el artículo de AdAge, en el sentido de lo que los niños y niñas de hoy no son originales y lo que más les interesa es "participar de lo que esté de moda, hacer lo que hacen los demás y tener lo que los demás tienen", hay razones de sobra para inquietarse. 



El video que verán a continuación es un complemento excelente para este artículo, y con el cual La letra menuda desea contribuir a que los consumidores, y en especial los padres de familia, tengan en cuenta los esfuerzos de la industria publicitaria por estudiar, descodifica y entender mejor el comportamiento y las motivaciones de nuestros niños y niñas. Todo esto para beneficio de las empresas y no necesariamente para el bienestar de sus pequeños e inocentes objetos de estudio. 


lunes, 3 de octubre de 2011

Juguemos a contar papitas Lay´s

A pesar de que el contenido de ciertos productos contrasta dramáticamente con lo que ofrece la publicidad, muchos consumidores terminan por obviar las diferencias y se resignan a pagar mucho por muy poco. Este video muestra una experiencia cotidiana en donde el fino arte de vender ilusiones exhibe su gran poder. ¡A contar papitas se ha dicho!


lunes, 19 de septiembre de 2011

El mundo según Walmart

Conozca por dentro el "súper inteligente" del Museo de los Niños y Walmart. Un vídeo de La Letra Menuda en defensa de los derechos de la niñez costarricense con copia al PANI, la Defensoría del Consumidor y la Defensoría de los Habitantes. Compártalo con sus contactos. 


lunes, 5 de septiembre de 2011

De por qué Walmart quiere "educar" a la niñez

Foto suministrada por Prensa del Museo de los Niños*
Un antiguo y famoso memorando de la industria tabacalera llevaba el curioso nombre de “impresión de marca para futura actuación en la vida”. La teoría indicaba que si los niños jugaban con réplicas de cigarrillos, generalmente hechos de chocolate, y que se vendían en cajetillas con idéntica apariencia a la marca verdadera, al llegar a la adultez las personas buscarían -de forma inconsciente- esa misma marca. 

James McNeal, profesor de marketing en Texas A&M University lo explica de la siguiente manera: “Si se les trata adecuadamente, los niños pueden contribuir mucho al éxito futuro de una empresa cuando alcancen el período de mayor compra como adultos”.  

Lo anterior explica cómo una sala del Museo de los Niños, que nació con el presunto fin de educar a la niñez en materia de ahorro y gasto inteligente, terminó siendo patrocinada por cadenas de supermercados. 

La reciente incursión de Walmart como "co-educador" de la niñez en materia de consumo es como poner a un pedófilo a dar clases en un kinder. 

Según explicaciones brindadas por el departamento de prensa y mercadeo del Museo, el concepto de este espacio fue desarrollado por los profesionales del departamento de Museografía; un equipo interdisciplinario de amplia experiencia en la creación de las 40 salas  del museo de los niños, “encargados de velar siempre porque prive lo educativo sobre lo comercial”. 

La pregunta es: ¿puede privar lo educativo sobre lo comercial cuando una empresa paga una tarifa mensual con el fin impregnar su marca en la mente de los niños para convertirlos en futuros consumidores de sus supermercados? ¿Le interesa a Walmart, o a cualquier otro negocio de ventas de productos que la gente aprenda a consumir solo lo que necesitan cuando en realidad su riqueza se basa en lo contrario?   

Esta táctica de impregnar una marca en la frágil mente de los niños se utiliza cada vez más. McDonald’s es una empresa líder en este afán de seducir a los niños, no con su menú de comidas grasosas y poco nutritivas, sino con fiestas de cumpleaños, juguetes, Playlands, la “cajita feliz”, el payaso y otros simpáticos personajes que desarrollan en los niños un fuerte vínculo emocional con la marca. 

Cuando estos pequeños se conviertan en papá y mamá, muy probablemente llevarán a sus hijos a ese mismo lugar para revivir las experiencias gratificantes de la niñez. Así se gesta el sueño dorado de todo comerciante:  amasar clientes incondicionales de la cuna, a la tumba.

Foto suministrada por Prensa del Museo de los Niños*
Walmart lo sabe. En el departamento de mercadeo del Museo de los Niños también lo saben.  Ellos no pueden alegar desconocer un principio básico de los patrocinios: no existe un aporte de una empresa privada a una noble causa sin que exista un interés comercial, pues precisamente el patrocinio y el llamado “marketing de causas nobles” es utilizado para alcanzar objetivos comerciales. Así que nada de almuerzo gratis. 

El argumento de que “los niños juegan y aprenden a utilizar su dinero de una manera inteligente” es tan falso como irracional. La psicología básica nos explica que los niños poseen conceptos rudimentarios del yo, del tiempo y del dinero. Ellos entienden muy poco de sus deseos, necesidades y de sus preferencias y mucho menos de cómo utilizar racionalmente los recursos económicos para satisfacerlos. 

Si la teoría de Freud no le convence, vayamos a la ciencia.  A los 7 años de edad el cerebro de los niños todavía está estructurado únicamente para albergar fantasías y para jugar, razón por la cual desde1995 la Academia Estadounidense de Pediatría declaró que “la publicidad dirigida a los niños es intrínsecamente engañosa y explota a los menores de edad”.  ¿Alguien dijo PANI?

Tampoco podemos salvar la responsabilidad de los padres. No es posible que sean los progenitores quienes lleven a sus hijos a un lugar en donde los ponen a "jugar" de entusiastas consumidores que van por los pasillos colocando productos en los carritos y que luego pagan alegremente con dinero plástico. 

Digámoslo con claridad. La creación de un supermercado para enseñar a los niños a consumir de manera inteligente, equivale a crear una cantina de juguete para enseñarlos a beber con moderación cuando sean adultos. 

Si el Museo de los Niños desea ayudar a los pequeños a defenderse de la avasalladora cultura del consumo, puede empezar por declarar el museo “libre de intereses comerciales” y buscar apoyo en instituciones afines con ese propósito, como la Defensoría del Consumidor. 

A un museo se va a respirar un aire distinto. Se va a aprender de arte y cultura, no a meter a los chiquillos a un supermercado de mentirillas para convertirlos cuanto antes en clientes de verdad.   

*Este artículo es una adaptación del artículo publicado por La Letra Menuda en noviembre del 2008, en relación con este mismo tema. La respuesta del Museo y las fotografías publicadas formaron parte del material suministrado por el departamento de mercadeo y prensa del Museo de los Niños. 

martes, 16 de agosto de 2011

Esas pequeñas cosas...

En publicidad, casi siempre lo que usted ve, es muy diferente a lo que recibe. Los consumidores, después de años de entrenamiento, ya no notamos la diferencia entre realidad y ficción. Y si lo hacemos, nos hemos acostumbrando a aceptar la fantasía como realidad y gustosos pagamos por el extraño placer de sentirnos burlados. Como dice Seth Godin en la cita que acompaña este blog,  el consumidor pide que le mientan..."la gente no soporta la verdad". Los publicistas lo saben y se esmeran en complacernos. Para muestra, una hamburguesa. 

(Aplican restricciones. La hamburguesa de la foto es con fines ilustrativos y puede ser muy distinta a la que usted compra. El tamaño, la textura y calidad de los ingredientes no necesariamente coincide con la apariencia de los mostrados en la fotografía. La hamburguesa es crocante siempre y cuando se la coma rápido para que las 3 tortillitas tostadas no se suavicen y dejen de crujir. El brillo y grosor de la carne son efectos especiales agregados. Comer este tipo de comidas con frecuencia no es compatible con una dieta balanceada y saludable, en especial si para freír las deliciosas papitas que acompañan las hamburguesas se utilizan grasas trans conocidas, entre otras cosas, por bloquear las arterias, razón por la cual son prohibidas en  muchas  ciudades como Nueva York, en donde la salud pública sí importa. Podríamos seguir, pero mejor vea el video). 


viernes, 12 de agosto de 2011

Feliz día del des-madre

Y la historia se repite. Año tras año, al llegar el mes de agosto, el Ministerio de Economía, Industria y Comercio, a través de la Dirección de Apoyo al Consumidor, nos trae la mala noticia de que el Día de la Madre sirve para que las tiendas de electrodomésticos hagan de las suyas a costa de los consumidores con necesidad de un crédito para comprar y desinformados acerca de las condiciones para pagar. 

Los planes de financiamiento son promocionados con con comerciales muy bien elaborados y con atractivos y pegajosos eslóganes como “la cuota más pequeña”, el “tome chichí” y “le tenemos fe”.

Sin embargo, lo que la publicidad esconde es que la cuota más pequeña equivale al final al precio más alto, y que el tome chichí se lo terminan dando al consumidor y no para el ricachón del anuncio.

Dos años atrás, en un estudio similar del MEIC, con irregularidades que todavía hoy persisten, el entonces ministro Eduardo Sibaja advirtió cómo la tendencia del mercado de venta de electrodomésticos había transformado su giro de negocio para hacer del otorgamiento de créditos su fuente de ingreso principal.

Pues bien, resulta que los intereses de estos créditos, según el más reciente estudio del MEIC, pueden alcanzar hasta un 119%, con diferencias en los precios de contado -entre artículos idénticos- de hasta un 61%. (¡Viva el libre comercio!)

El MEIC pudo también comprobar –otra vez- el incumplimiento de la normativa vigente en materia de información, específicamente en los sistemas de crédito que, como vimos, son la base del lucrativo negocio.


Está claro por qué a los almacenes de electrodomésticos no les interesa que la gente se entere de la letra menuda de sus planes de financiamiento, ni que lea o entienda la letra diminuta de sus contratos.


Ellos no indican la elevada tasa efectiva que cobran, ni el monto total a pagar, y en ocasiones la tasa de interés está mal calculada. Otras anomalías detectadas fueron un precio base del crédito distinto al precio de contado, y la no aplicación de descuentos en caso de pagar con tarjetas de crédito, en las ventas de contado.

A la lista se suma la información sobre descuentos, la cual es poco clara u omisa. No se indica el monto total a pagar, ni tampoco se exhibe el precio base del financiamiento. Tampoco se informa sobre restricciones.

Con los intereses cobrados el asunto se pone más tenebroso ya que las tasas de interés efectivas oscilan entre un 42% y un 119% anual, mientras que el rango de tasas de interés de las tarjetas de crédito se encuentra entre el 40% y el 50%. Nadie puede salir ileso después de semejante garrotazo.

Para que se dé una idea, una refrigeradora que en Casa Blanca (Belén) costaba ¢434.306, en Walmart (Guadalupe) el precio era de ¢630.157 y en Hogar (in) Feliz de Alajuela, con financiamiento de Instacredit, ¢838.476. ¿Cómo justificar semejantes variaciones? 

Según la ministra del MEIC, Mayi Antillón, estos sistemas de crédito “podrían entrar en una categoría de tasas abusivas”. ¿Cómo dijo? ¿podrían ser tasas abusivas? Señora ministra, con todo respeto, esas no son tasas abusivas, ¡son garroteras!

La promesa de enviarlas a estudio a la misma Comisión Legislativa de Asuntos Hacendarios, en donde desde hace rato los diputados “estudian” el tema del endeudamiento por tarjetas de crédito, nos garantiza, sin ninguna duda, de que nada va a suceder. 

Año tras año, seguiremos oyendo la misma historia. Con la llegada del Día de la Madre el MEIC hace estudios y denuncia el desmadre de abusos e incumplimientos. La prensa informa, y los negocios siguen campantes como verdugos, quebrando la economía de la gente mediante argucias, llenos de fe, y con publicidad corronga y divertida al ritmo de “Tome Chichí”.  




viernes, 5 de agosto de 2011

Telenoticias desnuda a Walmart

Foto tomada del artículo de Telenoticias en la web
Un reportaje del periodista Eduardo Castellón, de Telenoticias, dejó muy en claro que en el tema de las ofertas y los precios bajos siempre habrá mucha tela que cortar.

La amplísima variedad de productos existentes en los supermercados hace casi imposible que en un solo lugar se consiga todo más barato.

Por lo general, algunos artículos resultan más cómodos o más onerosos, según sea el establecimiento y su ubicación geográfica. Esto sucede por los costos de operación y otros factores que inciden en el precio final.

Así las cosas (muletilla común en algunos colegas periodistas), que un supermercado base su publicidad en algo que no pueda llevar a la práctica, es algo censurable.

Walmart ha querido vendernos la imagen de que ahí no son necesarias las ofertas porque los precios bajos son permanentes. Eso de que usted ahorra y vive mejor si compra en Walmart porque el dinero le sobrará, en comparación con lo que gastaría de más si visita otro establecimiento, parece no concordar con la realidad.

Primero fue el MEIC el que llamó la atención sobre la lista de más de 5,000 artículos, supuestamente rebajados. Esta fue posteriormente eliminada por la cadena ante los señalamientos que se le hicieron e irregularidades detectadas en Telenoticias.

El MEIC en esa oportunidad advirtió que la publicidad de Walmart se prestaba para confundir a los consumidores (aunque en lo personal prefiero el término “engañar”, que me parece más acertado).´

Pues bien, volviendo al reportaje de Castellón, otra vez se constata que los “precios bajos” de Walmart no lo son tanto, o al menos no más bajos que los de sus competidores.  

Telenoticias compró una misma lista de 13 productos de la misma marca y presentación y ¡sorpresa! El supermercado más barato de todos fue Perimercados. Mientras el gasto total en Peri fue de 13,736 colones, en Walmart sumó ¢14,114, poco menos que el más alto que fue Megasúper con ¢14,648.

El azúcar, por ejemplo, costó 185 colones más caro en Walmart que en Perimercados, el más barato, y lo mismo sucedió con el arroz, en donde Walmart falló de nuevo con su promesa y en vez de ahorro los consumidores terminan pagando más.

Curiosamente, Automercado, que nunca anda pregonando precios bajos, pero sí oferta, comodidad y calidad, no resultó mucho más caro que los demás e incluso fue más barato que Megasuper y Walmart.

Por supuesto no podemos decir que el reportaje de Telenoticias sea exhaustivo y eso signifique que Perimercados sea el supermercado más barato del país y que Walmart sea uno de los más caros. Pero sí quiere decir que la publicidad tiende a confundir y a engañar al consumidor y eso no se vale.  

Hasta Telenoticias pide cuestionar la publicidad (lo cual es mucho decir), pero eso no es suficiente. Las autoridades respectivas deben asegurarse de que la publicidad cumpla con la importante y necesaria tarea de informar, pero siempre apegada a la verdad. No se puede ofrecer por ofrecer, y al final no cumplir. Eso además es competencia desleal, y si todos comienzan a jugar con trampas, los que perdemos más en el juego somos los consumidores.  

domingo, 31 de julio de 2011

¿Y la moderación?

¿Se puede promover la moderación en el consumo de bebidas alcohólicas cuando la excesiva cantidad de publicidad de cerveza motiva justamente a lo contrario? ¿O acaso un "buen chiverre" se logra con un consumo moderado?
     Nada más ingenuo que creer que a un fabricante le interesará realizar una campaña  permanente y efectiva para que sus clientes consuman menos su producto.
     A no ser, por supuesto que se trate de un necesario trabajo de relaciones públicas para mejorar la imagen de una industria vinculada con un creciente número de fatales accidentes de tránsito, y afectada por una ley que castiga como crimen el consumo de sus productos bajo estas circunstancias.
     ¿Dueños de bares, meseros y bartenders convertidos en "embajadores" del consumo responsable? Ver para creer.


Advertencia: El abuso de la publicidad puede ser nocivo para la salud.  Consuma y distribuya este video sin moderación.

miércoles, 27 de julio de 2011

¿Qué pasó con el helado?


Los fabricantes reducen las cantidades de producto o achican su tamaño, pero los precios se mantienen o suben. El consumidor, como siempre, paga la diferencia.


sábado, 23 de julio de 2011

La publicidad engañosa de Walmart

En mayo pasado la compañía Walmart lanzó una fuerte campaña de introducción de su marca con la promesa de “precios bajos todos los días.”  

Sin embargo, tras una verificación hecha por la Dirección de Apoyo al Consumidor (DAC) del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), se pudo constatar una serie de irregularidades en su publicidad que “generaron confusión en los consumidores.” Esa “confusión”, por cierto, es un eufemismo para un nombre menos condescendiente: publicidad engañosa.

Según indicó Cynthia Zapata, Directora de la Dirección de Apoyo al Consumidor, en un comunicado del MEIC sobre este tema, “Toda publicidad o información suministrada al consumidor debe cumplir con la normativa vigente, y por ende, debe ser clara, suficiente y veraz, (el subrayado es nuestro) ya que debe constituir una referencia útil y efectiva para que el consumidor pueda tomar sus decisiones de consumo.”

Pues bien, la publicidad de Walmart no es ni clara, ni suficiente ni veraz según comprobó la DAC. Por ejemplo, algunos anuncios establecían plazos promocionales o de oferta y cantidades limitadas de producto. Este tipo de promociones es opuesto a la política anunciada de “precios bajos todos los días”, con la que la marca pretende establecer una diferencia en relación con la competencia.

Walmart lanzó su campaña de bajos precios en mayo de 2011
Otro hallazgo más serio aún es que la famosa estrategia de “precios bajos todos los días” no implica que los productos en un mismo formato de supermercado tengan los mismos precios. Dicho de otro modo, los precios varían de un establecimiento a otro sin que el consumidor sepa a qué atenerse, dado que los mensajes publicitarios dan a entender que los precios son los mismos en todas las tiendas.

Walmart se defiende diciendo que los “precios bajos” dependen de la estructura de costos de cada uno de los puntos de venta. ¿Diay?, ¿entonces?, ¿cómo se entiende eso? Claro está, en semejante mar de confusiones ya sabemos cuál pescador sale ganando y quiénes salen pescados. 


Estas y otras anomalías hicieron que la DAC exigiera a la empresa corregir su publicidad, algo que aún no ha ocurrido, según podemos constatar en los mensajes publicitarios de Walmart por medio de la prensa, radio y televisión. 

Es más, la empresa acaba de anunciar, según nota publicada en el diario La Nación, que solo hará “cambios parciales” a la publicidad de su programa “Precios bajos todos los días” e insisten en que “el precio de un producto a otro puede variar porque varían los costos asociados a cada tienda.” Por esta misma razón no se uniformará la publicidad para los supermercados, algo que al día de hoy, sigue ocurriendo.

Para evitar la contradicción que generan las ofertas con su promesa de “precios bajos todos los días”, la cadena optará por mantener un precio menor durante varios meses. ¿Varios meses? ¿Qué clase de número es “varios meses”? ¿Habrá forma de comprobar esto si los precios son distintos en todas las tiendas?  

En medio de este despelote, un anuncio de la tele muestra a los clientes de Walmart muy contentos con el ahorro que significa comprar ahí, el cual les sirve para comprarse cositas extras o usarlo en caso de alguna eventualidad. 

En ese mundo idílico y ficticio de la publicidad, los clientes ahorran y viven mejor.


Los videos muestran publicidad idéntica a la de Costa Rica realizada para la campaña en Honduras.



lunes, 11 de julio de 2011

McContaminación

Gigantesca publitapia a la entrada del bulevar de Rohrmoser

La contaminación visual en Costa Rica crece sin control estatal, principalmente por la colocación de vallas que acaparan, cada vez con mayor agresividad, el entorno urbano.

lunes, 4 de julio de 2011

DestapArte es AlineArte



De cuando un museo de arte se convierte en escaparate publicitario...


sábado, 25 de junio de 2011

Las "Tuyo noticias" del 7

Ahora sí es oficial. Telenoticias es el medio de comunicación que más utiliza, en Costa Rica, los VNR (comunicados de noticias en video por sus siglas en inglés).  

Los VNR son anuncios publicitarios disfrazados para que parezcan noticias y que, a diferencia del publirreportaje, no le indican al público que se trata de publicidad paga.

Son utilizados, principalmente, por agencias de publicidad y de relaciones públicas para lograr mayor credibilidad a la hora de promover los productos, imagen o servicios de sus clientes y, por lo visto, ahora también por las empresas televisivas para impulsar sus propios negocios.  

Es así como la publicidad de Tuyo Móvil, un nuevo servicio telefónico propiedad de Televisora de Costa Rica (Canal 7), fue convenientemente incorporada dentro de la agenda noticiosa de Telenoticias.

El video, disponible en la página web del noticiero, muestra a diferentes clientes “más que satisfechos” por haber adquirido el servicio y que ahora forman parte de la “Tuyo Locura” la cual -según dice Telenoticias- (y si lo dicen ellos, debe ser cierto) se ha apoderado del país.

La afirmación en el súper en pantalla es contundente: “Clientes satisfechos con todos los servicios”, mientras la nota que acompaña el video asegura cómo las ofertas, los buenos precios y la calidad del servicio son los responsables de causar “locura” entre los centenares de ticos de la familia Tuyo Móvil.

Con imágenes de jóvenes bailarines en las tiendas WalMart, uno de los distribuidores de Tuyo Móvil, y testimonios de clientes “satisfechos”, concluye la nota. De seguido, Ignacio Santos se apresta a continuar con la siguiente “noticia”, y aquí nada ha pasado.  

Lo que Telenoticias no dice, ni dirá, es lo que piensan algunos conocedores sobre este nuevo servicio. Un interesante post en Harold´s Blog, explica convincentemente (tanto como el anuncio publicitario de Telenoticias) por qué Tuyo Móvil no tiene nada de nuevo ni de diferente, pues se trata de una alianza comercial entre el ICE y Teletica, lo cual implica la utilización de las mismas torres, la misma señal y el mismo servicio para los usuarios. ¿La diferencia? Usted podrá ver canal 7 en su teléfono (incluidos los VNR de Telenoticias).

El bloguero advierte que quienes se quieren pasar a Tuyo Móvil, pensando en que van a obtener una mejor cobertura o mayor velocidad y estabilidad en Internet, están equivocados. Simplemente, “no va a suceder así.”

Este tipo de cuestionamientos sí serían noticia, pero esa no la veremos  en Telenoticias. Lo que sí seguiremos viendo, sin que nadie en este país diga esta boca es mía, serán anuncios publicitarios disfrazados de noticia, esto es, publicidad engañosa. Un irrespeto total por el televidente y una práctica ajena al periodismo serio y responsable que un noticiero líder, como Telenoticias, se supone está obligado a ejercer.


domingo, 5 de junio de 2011

Se vende Planeta Tierra

En solo tres meses, de octubre del 2010 a enero de este año, la deuda de los ticos con tarjetas de crédito creció 17 mil  millones de colones. La suma total adeudada, sin contar otras opciones de financiamiento como créditos personales, es de  ¢602.032 millones. Bueno para la economía, malo para los consumidores.

Ese es el problema de un sistema que se sostiene sobre la base de gastar mucho más de lo que necesita, con el dinero que no se tiene, y desechar lo que aún sirve para alimentar la producción y las ganancias –sin límites- de quienes ostentan el poder económico. 

Un sistema que Serge Latouche, prestigioso economista francés y profesor emérito en la Universidad París,  advierte que conducirá directamente al desastre.

Según Latouche, el crecimiento económico no sirve para satisfacer necesidades reales, pero sí para crear necesidades  ficticias que al final llevan a una “ dictadura del mercado” en donde los gobiernos ya no deciden nada.

“Hace falta ser loco -o quizás economista- para creer que el crecimiento puede ser indefinido con un planeta con recursos limitados”, afirma el defensor de la teoría del decrecimiento (reducción de la producción y consumo razonable conforme a los recursos disponibles) como una forma de evitar la catástrofe que se avecina.

Por lo pronto, seguimos aferrados a un modelo de tres patas, base de la sociedad del crecimiento, que son la publicidad, la obsolescencia programada (productos fabricados con una vida útil calculada y reducida) y el crédito.

Dicho de otro modo, la publicidad nos incita a comprar productos que no durarán, obligándonos a comprar otros nuevos (reparar es casi siempre más caro o imposible) con dinero prestado o en cuotas, pues los salarios no alcanzan.

Ahí están esos 17 mil millones como prueba de un sistema perverso que muchos economistas -sin decirlo abiertamente- saben que es insostenible.

Paradójicamente, la promesa del consumo de darnos una vida mejor, no se cumple en sociedades devoradoras de recursos como la estadounidense. De 1950 al año 2000, el crecimiento económico contrasta con un decrecimiento en el nivel de satisfacción de las personas. En términos simples. A mayor cantidad de chunches, menor felicidad.

Serge Latouche propone el decrecimiento como solución. Un cambio de paradigma y la necesidad de instalar un nuevo modelo económico que genere nuevos valores. Detener cuanto antes ese ciclo perverso de crecimiento ilimitado que utiliza el consumo desmesurado como motor para hacer crecer un nivel de producción que -a su vez- obliga al consumo masivo y global de los productos fabricados.

No se trata de volver a las cavernas, ni de privarnos de lo necesario. Por el contrario, se trata de sustituir la ilusión -creada por la publicidad- de poder obtener bienestar y felicidad a través del consumo de objetos, por una vida centrada en valores más satisfactorios de acuerdo con nuestras más profundas convicciones. Es decidirnos a soñar con un mundo distinto, y no quedarnos de brazos cruzados a esperar la debacle.



 “El mundo es suficientemente grande para satisfacer las necesidades de todos, pero siempre será demasiado pequeño para la avaricia de algunos.” Ghandi.