martes, 17 de agosto de 2010

TV Patrañas

¿El elixir de la eterna juventud?
La promoción y venta de productos con superpoderes curativos capaces de hacer flacos a los gordos, jóvenes a los viejos y bonitos a los feos, va en aumento.
Pero el rey de todos estos embustes es una cápsula, hecha en México, que se anuncia por televisión como “el más grande descubrimiento científico contra el envejecimiento conocido hasta hoy.".
De nombre Moinsage, se asegura que contiene Resveratrol, sustancia presente en la piel de la uva, y por consiguiente en el vino tinto, y llamada (sin serlo) el "elixir de la eterna juventud". La ventaja de Moinsage, dicen sus fabricantes, es que concentra la cantidad de Resveratrol, logrando que con una sola cápsula se obtengan los beneficios equivalentes a 45 kilos de uvas, o a ese mismo número de botellas de vino. ¡Habrase visto semejante desfachatez!
 El infocomercial rebasa todos los límites de la proporcionalidad a la hora de exagerar y atribuirle a un producto características que lo convierten -a la vez- en un símbolo de la astucia comercial y en todo un monumento a la infinita credulidad de los humanos, por no decir otra cosa. 
Ponga atención. Entre los muchos beneficios que supuestamente usted obtendrá con su consumo, según promete la publicidad, se mencionan los siguientes:
Estimula el gen de la longevidad, reduce la aparición de células malformadas, arrugas, canas y las manchas desaparecerán como por arte de magia. También evita la aparición y desarrollo de células cancerosas, destruye las células grasas y por consiguiente combate la obesidad (usted bajará 12 kilos y cuatro tallas en un mes, promete el anuncio)
¡Y aún hay más! Protege el cerebro, evita el desarrollo de temidas enfermedades como el  Alzheimer, Párkinson y detiene la pérdida de memoria.
Pero espere, ¡que eso no es todo! También limpia las arterias, evita todo tipo de enfermedades cardiovasculares, reduce las insuficiencias coronarias, regula los niveles de colesterol, los triglicéridos y la presión arterial.  ¡Ah! Y cómo no, inhibe el crecimiento de tumores y combate infecciones respiratorias y virales.
Moinsage, ¿un producto milagroso?

También disminuye las molestias de la artritis, las inflamaciones de articulaciones y de los músculos, las varices y todos los problemas de circulación. Regula los niveles de glucosa en la sangre y previene y ayuda a controlar la diabetes tipo 2. Incrementa la energía y el volumen muscular y recupera el sistema inmune.
Señoras y señores, gracias a esta maravilla, dentro de poco la Caja Costarricenses de Seguro Social dejará de existir pues ya no habrá enfermos que atender. Las funerarias irán a la quiebra y la restricción vehicular se ampliará a los peatones dado el montón de gente que vivirá hasta los 200 años.
La pregunta es: ¿y el Ministerio de Salud? ¿Y la Defensoría del Consumidor? ¿Cómo es que la ley castiga a los timadores callejeros y permite semejante clase de embustes por televisión?
¡Ojo! Este tipo de productos está en la mira de las autoridades de salud en los Estados Unidos dado que los fabricantes no están obligados a probar su efectividad antes de sacarlos al mercado.
Peor aún, en ese país se han reportado serios efectos adversos en la salud de muchos consumidores, principalmente por el consumo de productos pastillas y suplementos para bajar de peso, aumentar la masa muscular o mejorar el desempeño sexual.
La recomendación general es que entre más beneficios milagrosos se le atribuyan al producto, mayor es el riesgo de consumirlo.
Para terminar, si usted llegó hasta aquí en la lectura y todavía tiene tiempo de observar el video, podrá comprobar las hábiles técnicas empleadas para vender el producto.
El informercial se presenta como noticia, y para reforzar su credibilidad se citan estudios científicos, hablan médicos (hasta eso han llegado algunos doctores) y los infaltables testimonios de "clientes satisfechos" con los resultados.   
Una mentira de diseño para hacer ricos a unos pocos gracias a la infinita credulidad de muchos y la desidia de quienes están llamados a evitar que los timos, salgan por la televisión.



2 comentarios:

roncahuita dijo...

Gracias por enfocar este tema. Uno no imagina como tanta gente se traga las mentiras y llena los bolsillos de esa gente.

Ronald Díaz V. dijo...

Roncahuita, vivimos en tiempos difíciles y ante la deseperación la gente busca soluciones milagrosas. De eso se aprovechan los vivillos de siempre. La gente debe pellizcarse, y a los vivillos hay que ponerles un freno.