domingo, 14 de marzo de 2010

Únete a Pepsi ¡y contamina!

“Yo no me complico cargando envase”. Así promociona la compañía Florida Bebidas la Pepsi en botella no retornable. Lo hace con banners que ubica en pulperías y abastecedores. Un mensaje directo que apela a la comodidad como justificante para seguir llenando el país, y el planeta, de basura.
Durante los últimos 30 años los humanos hemos acumulado 1.000 millones de objetos de plástico que pueden tardar hasta 500 años en desintegrarse.
En Costa Rica se importan cada año 73.000 toneladas de plástico de las cuales 31.000 terminan en desechos. Solo en la Gran Área Metropolitana se generan 1.600 toneladas de basura al día y de esa cantidad entre el 60% y el 80% es plástico. 
Basta abrir los ojos para darse cuenta de la gran cantidad de botellas plásticas que van a parar a nuestros ríos, playas y montañas. Algo que a Florida Bebidas parece no inquietarle.
Con una insensibilidad pasmosa sobre el tema ambiental, la promoción de Pepsi reta nuestra capacidad de asombro.
Es que nunca antes se habló tanto sobre el gran problema de la contaminación. Cada día nos llegan mensajes de distintas organizaciones, instituciones y de empresas que buscan crear conciencia sobre nuevas prácticas de producción y consumo que sean amigables con nuestro entorno.
Florida Bebidas marcha en dirección contraria. Más bien motiva al consumidor a desentenderse del asunto y busca persuadirlo  recalcando lo “complicado” que resulta cargar un envase.   
 “Esta botella no se retorna, se recicla”, reza en un pequeño círculo del anuncio. Traducción: No se complique llevando el envase, pero después vaya por sus medios a ver dónde lo reciclan. ¡Menuda solución!
En economía esto se llama “externalizar”, que en buen cristiano significa “yo creo el problema, pero dejo que alguien más se ocupe de él”.
Está claro que la botella desechable debe ser más rentable para la empresa y la solución al problema ambiental que ocasiona no está dentro de su presupuesto. Por eso hay que trasladar la responsabilidad al consumidor.   
Esto me recuerda cuando Florida Bebidas hizo el lanzamiento de los refrescos Tropical.  Lo hizo con una campaña que desincentivaba el consumo de frutas frescas. ¿Recuerdan los comerciales que mostraban lo aburrido y difícil que resultaba preparar un refresco en casa?
El principio es el mismo. Por su comodidad, tome Tropical (aunque esté repleto de azúcar) y sustituya la fruta de verdad. Ahora hasta lo venden ligeramente gasificado.
En la página de Internet de Florida Ice & Farm en el apartado sobre responsabilidad empresarial, la compañía dice poseer “fuertes y múltiples vínculos con las sociedades en que actúa” y se compromete a asumir “el deber de contribuir, en la medida de sus posibilidades, a resolver problemas sociales apremiantes…”.
¿Qué tal si comenzamos por no seguir inundando el país de plástico y mucho menos promover que los consumidores lo hagan?
Mientras eso ocurre, no olvidemos que nosotros, los ciudadanos, tenemos el poder de actuar de manera distinta. Compliquémonos. Carguemos el envase. O mejor aún, hagamos en casa una deliciosa y refrescante limonada. Vieran que no es tan difícil. 

3 comentarios:

leonie dijo...

Yo también me asusté cuando vi este anuncio, y me pregunté como es posible que toleremos algo así, sabiendo de la situación en la que estamos.
Pero parece que el ser humano nunca aprenderá a respectar su entorno, su casa, el planeta, (sin su naturaleza no podríamos existir).
Lamentablemente somos unos seres egoístas y increíblemente perezosos, y por eso lo de la responsabilidad de ciudanía no va a funcionar; ¡al ser humano hay que forzar a ser responsable y a hacer algo bueno!
¡En mi opinión algo como lo que Florida Bebidas está haciendo en este momento se debería prohibir!
¡Y sancionar!
Saludos,
Leonie

gmiranda dijo...

Señores,
Buenas tardes. Permítanme aclarar varios puntos sobre sus comentarios con respecto a la promoción de PEPSI a la que hacen mención. La publicidad empleada no pretende en ningún momento justificar el mal manejo de los envases. Pretende cubrir una oportunidad de consumo. Adicionalmente, debemos cambiar la noción de desecho de los envases. En la medida que reconozcamos el valor del material de este tipo de residuos (no son desechos) estaremos en la capacidad de introducirlos en otra cadena productiva que pueda aprovechar su valor material y/o energético
No es cierto que ha Florida no se preocupa por el manejo de los residuos de nuestro país. Por el contrario, sin ser un requisito legal, Florida cuenta con su propia gestión de los residuos post-consumo, recolectando unos 1.600 toneladas de envases al año, evitando que esta cantidad de material llegue a los ríos, mares, lotes baldíos o botaderos a cielo abierto, vertederos o rellenos sanitarios. Incluso va mas allá al gestionar envases de otras marcas comerciales a través del Programa de Reciclaje de Envases Post-Consumo con el que cuenta Florida desde el año 1995, sin olvidar otras iniciativas para la separación y recolección de residuos que desarrolla Florida como son las Barridas contra el Dengue, limpieza de ríos y otras jornadas de reciclaje (Programa Reciclemos juntos en empresas como La República y Purdy Motor). Adicionalmente se cuentan con otras iniciativas, como por ejemplo disminución del espesor del envase como medida de eco-eficiencia
En Florida creemos en la sostenibilidad como modelo de negocio, y precisamente la dimensión ambiental es uno de los tres elementos de nuestro modelo, en donde, a través de una forma sistemática hemos identificado los posible impactos ambientales de nuestras operaciones y más importante aún se cuentan con Programas e iniciativas ambientales dirigidas a mitigar estos posible impactos.
En cuanto a las nuevas prácticas de producción y consumo que sean amigables con el entorno, Florida marcha en la dirección correcta. Contamos con indicadores ambientales como consumo agua, consumo de energía y generación de residuos post-industriales y post-consumo. Son pocos los embotelladores a nivel mundial que manejan su propio Programa de Reciclaje, y Florida es uno de ellos. La gran mayoría se apega a la recolección municipal, la cual sabemos en nuestro país es deficiente en cuanto a recolección selectiva se refiere. Y para ponerle otro ejemplo en el ámbito ambiental, la operación de embotellado de Pepsi trabaja por debajo del estándar mundial en cuanto al consumo de agua se refiere para ese tipo de industrias.
Que es más complicado, llevar le envase antes de comprar el producto o llevarlo después a un sitio de acopio? Los hábitos de consumo de las personas no tienen que ser los mismo, igualmente las medidas aplicadas por el consumidor para dar una disposición final adecuada la envase, sea este retornable o no. En todo caso, es un tema de responsabilidad compartida.
Si desean mayor información con todo gusto se pueden comunicar con mi persona al teléfono 24376590 o al correo electrónico gmiranda@florida.co.cr.
Atentamente,

Gerardo Miranda F.
Gerente Ambiental
Florida Ice&Farm Co.

gmiranda dijo...

Adicionalmente a mi comentario anterior, el manejo de los residuos se trata de una responsabilidad compartida en donde el productor, comercializador, punto de venta, consumidor y municipalidades como gestores de desechos y residuos deben asumir su responsabilidad. En el caso de las empresas productoras y comercializadoras deben de proveer los mecanismos para que el consumidor pueda realizar una disposición adecuada de estos envases, responsabilidad y funciones que Florida ya ha asumido. El programa de reciclaje de Florida cuanta con su propio presupuesto operativo e inversiones de capital para la ejecución de este Programa a nivel de todo el país. Adicionalmente el Programa de Reciclaje apoya un sin número de iniciativas de reciclaje externas.
No hay que satanizar el uso del plástico. Hay que recordar que este derivado del petróleo se genera como aprovechamiento secundario del uso principal del petróleo que es trasporte y energía. De no utilizarse, más bien seria un desperdicio de recursos. Evidentemente hay un problema de manejo en la disposición final del residuo a nivel mundial, pero no por ello se debe satanizar su uso pues este presenta una serie de ventajas en todo el ciclo de vida con respecto a otros materiales que se deben de analizar.
Carguemos el envase post-consumo no retornable y llevémoslo al centro de acopio más cercano para asegurarnos de su disposición final adecuada, no es más complicado que cargar el envase retornable. Hoy en día existe toda un red de centros de acopio pueden hacerse cargo de este residuo y así darle una disposición ambientalmente responsable.
Comúnmente tendemos a pensar que en el impacto ambiental de un empaque considerando únicamente su disposición final, cuando en realidad se debe analizar todo el ciclo de vida del material, en fin, son más los elementos a considerar y no se debe circunscribir únicamente a la disposición final del material
Si desean mayor información con todo gusto se pueden comunicar con mi persona al teléfono 24376590 o al correo electrónico gmiranda@florida.co.cr.
Atentamente,

Gerardo Miranda F.
Gerente Ambiental
Florida Ice&Farm Co.