sábado, 24 de octubre de 2009

Costa Rica "Pura Vida"

El Instituto Nacional de la Publicidad (INPUB) tiene ya varias semanas de desarrollar una campaña en donde se invita a los costarricenses a subir a su sitio web un mensaje de optimismo.
Según indica el INPUB en el sitio www.quierosalirenelanunciodemipais.com quienes deseen participar deben grabar en video un mensaje de paz, esperanza, alegría o motivación. La campaña, -agrega la información- no es de corte político, religioso ni comercial, y su único fin es que los cuatro millones de ticos nos unamos.
Como antecedente hace unos meses la campaña de la “Marca X” generó gran interés. Al final se supo que la tal marca no existía y los anuncios y comerciales que en generosa cantidad publicó el INPUB, en realidad buscaban levantar la caída en las ventas de publicidad debido a la crisis económica mundial.
Fue algo así como una demostración de fuerza, en la cual el público fue utilizado como conejillo de indias para recordarle a las grandes empresas la necesidad de anunciarse.
La segunda parte de este esfuerzo es la campaña “Yo quiero salir en el anuncio de mi país”. Esta vez el mensaje va dirigido  a todos los costarricenses (consumidores desde la óptica del INPUB), quienes muy afectados por la crisis económica han mermado gastos y se han vuelto más cautos a la hora de adquirir productos que no son de primera necesidad.  
Motivar a los costarricenses a enviar mensajes de optimismo contribuye entonces con la elevación del índice de confianza del consumidor, que es la apreciación de la población sobre el desempeño económico del país y del hogar, y que a fin de cuentas se traduce en un mayor consumo.
Que la gente gaste sirve de inyección para una economía basada precisamente en eso, en el consumo, y cuanto mejor esté la economía, las empresas dedicarán un mayor porcentaje de su presupuesto a la publicidad. ¡Bingo!
Claro está, decir que la campaña del INPUB es una campaña de “autoayuda” suena menos romántico que decir que su “único fin es unir a los costarricenses”. Pero, por supuesto, no podemos esperar que la publicidad nos diga toda la verdad cuando por naturaleza la información que recibimos de ella es siempre “imperfecta”.
Este tipo de campañas se enmarca en la llamada “banalización de la solidaridad”.  Es promover un patriotismo hueco. Es decirnos a nosotros mismos que seguimos siendo “la Suiza Centroamericana”.
Que aquí nada pasa. Es el famoso “¿quién dijo miedo?” utilizado hoy como eslogan para vender electrodomésticos, de la misma forma como el “pura vida” fue hace tiempo secuestrado para vender cerveza.
Como los gurúes que venden “prosperidad” y “superación”, y los partidarios de “El Secreto”, es querer cambiar la realidad con solo desearlo. Mirar para otro lado como si dijéramos “qué día más lindo” en medio de una tormenta.
“Quiero salir en el anuncio de mi  país” no más que decirle a la gente que quizás, con suerte, saldrá en la televisión, y eso, para muchos, es más que suficiente.  

 

1 comentario:

AПÐЯΣД dijo...

Francamente es dificil encontrar una paginita que no sea un insulto a la inteligencia humana, esta sin duda alguna es uno de ellas le felicito!
Paz,


AG