domingo, 20 de septiembre de 2009

Padre nuestro que estás en TV


La mezcla de comercio y religión no es nada nuevo. Sin embargo, no deja de sorprender a lo que pueden llegar los nuevos mercaderes del templo para obtener dinero a costa de la fe de las personas.

La Cruz de la Plegaria es un producto de esos que se venden por televisión a precio de oferta. Se trata, según dice el infocomercial, de una cruz de plata esterlina sólida con auténticos cristales austriacos.

Pero eso no es todo (dice la voz persuasiva), esta cruz tiene un mágico secreto en su piedra central el cual se descubre ante el asombro de todos cuando se levanta a la luz y ahí se revela la oración del Señor: ¡El mismísimo Padre Nuestro!

"El padre Nuestro es una de las más importantes plegarias del Cristianismo!, reza el infocomercial para luego intentar convencer a los televidentes de que saquen su tarjeta de crédito y adquieran la cruz con la oración por una suma que ronda los $50 dólares, también disponible en cómodas cuotas mensuales.

El anunciante sugiere darla como regalo para bautizos, confirmaciones, Navidad, cumpleaños, aniversarios y la compra incluye certificado de autenticidad y caja de regalo.

Este anuncio me recordó cuando el producto que vendían era la piedra del sepulcro de Jesucristo. Igual se trataba de una cruz, pero en vez del Padre Nuestro, en el centro tenía una diminuta piedra que los fabricantes aseguraban haber traído de Jerusalén y tomado directamente de la tumba de Jesús.

El anuncio mostraba los testimonios de quienes, luego de haber comprado la cruz, daban fe de cómo sus vidas fueron transformadas y desde entonces gozaban de una gran paz espiritual.

¿Qué sigue ahora? ¿Tela del manto sagrado? ¿Una espina de la corona? Cualquier cosa es posible en tiempos de "alabatones", de pastores millonarios gracias a la Teología de la Prosperidad y de Iglesias que aceptan tarjetas como medio de recolección de las ofrendas de los fieles.

Todo esto me hace pensar que si Jesús estuviera aquí, necesitaría más que un látigo para expulsar a los nuevos mercaderes del templo. También tendría que sacarlos de la TV.

No hay comentarios: