lunes, 6 de octubre de 2008

Comience el día ¿Con confites?


¿Daría usted una golosina a sus hijos de desayuno? Posiblemente ya lo esté haciendo. Lo que es peor, quizás lo haga pensando que los está alimentado bien. Sin embargo, esta idea puede ser engañosa, y a la larga lo que ellos, y usted, están consumiendo puede ser hasta un 50% azúcar.
Así lo reveló un estudio de la organización estadounidense Consumer Report (Reporte del consumidor).
De 27 marcas dirigidas a los niños, 23 recibieron una calificación de “buena” o “aceptable” por su calidad nutricional. Dos marcas, Kellogg's Honey Smacks y Post Golden Crisp, resultaron con más de un 50% de azúcar por peso y nueve con un 40%.
Otros, como Kellogg's Rice Krispies, contienen menos azúcar, pero son altos en sodio y carecen de fibra dietética por no ser cereales integrales.
El asunto se agrava si se toma en cuenta que las porciones que se sirven niños y adultos son mucho mayores a las porciones indicadas en la etiqueta nutricional, lo cual duplica, triplica o cuadriplica los contenidos de los ingredientes.
Estos resultados no están disponibles en nuestro país, pero basta con observar las etiquetas y las marcas de los cereales que llenan los estantes de los supermercados para deducir que lo mismo ocurre por acá.
Otro dato importante: Cada año la industria de los cereales azucarados invierte en USA $229 millones en publicidad dirigida a niños. Y lo hace tan bien que un 58 por ciento de estos cereales “para niños” son consumidos por mayores de 18 años.
Consumers International está haciendo un llamado a la Organización Mundial de la Salud para que desarrolle directrices que restrinjan el mercadeo y la publicidad de comidas altas en azúcar, grasa, o sodio, que estén dirigidas a los niños.
Mientras esto sucede, y mientras las empresas se preocupen por fabricar cereales de buena calidad dirigidos a la población infantil (para los adultos ya existen mejores opciones), no hay que renunciar a un buen desayuno. Está comprobado que quienes desayunan apropiadamente, pueden lograr una mejor nutrición, tener menos problemas de peso y alcanzan un mejor desempeño durante el día.
La recomendación es intentar encontrar presentaciones de cereales, ojalá integrales, bajos en azúcar y sodio, y consumirlos con leche y frutas. También es importante controlar las porciones e involucrar a los niños en las decisiones de compra. La avena integral, con miel de abeja natural, es una excelente alternativa, y de muy bajo costo si se compara con los cereales de marca.

No hay comentarios: